Rubor o colorete: aplicación correcta según forma de cara