¿Sólo existen las ninfómanas?