Krokodil, la droga que te deja en carne viva