#blessed: Los bendecidos y afortunados de las redes